prótesis-mamarias

En España se realizan al menos 16.000 mastectomías cada año, aunque algunas fuentes hablan de cifras superiores, en torno a las 20.000 anuales. Habitualmente, las mujeres que han tenido que someterse a este tipo de cirugía, casi siempre a raíz de un cáncer de mama agresivo o diseminado, buscan soluciones que les permiten conservar su imagen corporal ‘de siempre’ y mejoran su autoestima. Para todas ellas, Trulife ha desarrollado una amplia gama de prótesis mamarias que se adapta a distintas necesidades y características anatómicas.

En los últimos años, el mercado ha puesto su mirada sobre estas mujeres, un grupo de población cada vez más numeroso, no solo por el aumento de la incidencia del cáncer de mama, sino también, y sobre todo, por el afortunado aumento de la supervivencia. Según las últimas estadísticas, correspondientes al año 2020, en España hay más de 516.000 mujeres supervivientes al grupo de tumores mayoritariamente femeninos más frecuente.

En general, la mastectomía es una secuela del cáncer que genera un enorme impacto emocional en la mujer. Un impacto que una cuidadosa elección de la prótesis mamaria que más se adapte a su cuerpo y su estilo de vida puede contribuir a minimizar.

Para ello, Trulife comercializa varias gamas: prótesis mamarias tradicionales de silicona para cada tipo de pecho, la colección Silk de prótesis ultraligeras y ultrasuaves con diferentes formas y tamaños, dos tipos de prótesis parcial, prótesis de baño y prótesis provisionales, destinadas a las mujeres que han decidido optar por la reconstrucción quirúrgica de la mama.

tipos de pecho

¿Cómo se elige una prótesis mamaria?

La elección de la prótesis más adecuada depende de varios factores, pero, como punto de partida, es necesario tener en cuenta dos consideraciones básicas: las características anatómicas del pecho de cada mujer y el tipo de cirugía que se le ha practicado.

Estos dos ejes permiten elegir la forma y el tamaño de la prótesis. A continuación, es conveniente analizar con detalle factores más sutiles, como el estilo de ropa que se utiliza habitualmente, los hábitos de vida y, simplemente, las preferencias. Por ejemplo, cada mujer podría responder a una pregunta: ¿estaré más cómoda con una prótesis ultraligera o me resulta más natural la prótesis de silicona, que tiene características más parecidas a las de mi pecho?

Esta pequeña investigación personal se reduce mucho en dos situaciones: cuando se ha optado por la reconstrucción quirúrgica, lo que aconseja recurrir a una prótesis provisional, o cuando la mastectomía ha sido parcial, ya que entonces la prótesis no sustituye el pecho natural, sino que solo cumple la función complementaria de proporcionar simetría.

Sin embargo, el resto de las mujeres deben combinar el tipo de mastectomía –simple, radical o radical modificada– con el aspecto de su pecho natural, ya que el volumen extirpado define el tamaño de la prótesis mamaria.

Efectivamente, el segundo punto de obligatoria consideración está determinado por la forma y el tamaño originales del pecho. En cuanto a la forma, Trulife dispone de prótesis adecuadas para los tres perfiles habituales: anguloso, estándar y redondeado. Además, cada una de las prótesis dispone de un amplio abanico de tallas, que varía según el modelo. La gama completa incluye tallas de la 1 a la 17.

Las prótesis provisionales y las de baño ofrecen tallas de la 1 a la 14. Mientras, las prótesis parciales, que requieren una personalización menor, se comercializan en dos modelos, uno con tallaje de la 1 a la 11 y otro con tallas que van de la S a la XL.

En cuanto a las características del producto, el catálogo de Trulife se divide en dos grandes grupos de prótesis: la tradicional de silicona, con prótesis que se asemejan al pecho natural en cuanto a su peso, tacto y movimiento, y las de la colección Silk, pensadas para mujeres que optan por la comodidad y la personalización total: las prótesis son hasta un 30% más ligeras y la oferta de formas y tamaños es la más amplia del mercado.